lunes, 27 de octubre de 2014

Despedida

Al final la propia estructura de gran hermano que tiene un hospital hace difícil que un residente recién llegado pueda escribir realmente lo que piensa. Por esto, este blog debe quedarse aquí (a fin de cuentas, se trataba de "universitología" ... )

Comenzó como una vía de escape en los últimos coletazos de la carrera, me acompañó durante el MIR y me hizo recibir mucho más de lo que yo le di. 

Quizás volvamos a vernos, con otros nombres, otras caras y otras historias.
Pero por aquí no. 


Infinitas gracias a los que os dejasteis un trozito de alma aquí y a los que cuidasteis los trozos de la mía. 

Besos y abrazos, 

Aúpa! 

Pablo.

domingo, 29 de diciembre de 2013

Es solo un examen, pero no es solo una plaza

Seguramente durante estos meses habrás oído de todo, personas que trabajan te dirán que la medicina de verdad vendrá luego, otros, se creen que estas haciendo un proyecto fin de carrera y todavía no eres médico, o incluso, algunos que te llamarán afortunado por optar a puesto de trabajo fijo durante 4-5 años. 

Detesto tener que hacer el MIR, es obvio, hubiera preferido pasar mi primer verano de licenciado remojándome en la playa y subiendo fotos de mis pies en la arena mientras sujetaba un tinto de verano. Disfrutar de mis primeras navidades "sin exámenes" o pasarme un año sabático mientras mando curriculums para buscar trabajo. 

El examen es solo un examen y tiene su fallos. Odio la burocracia que lo rodea y el tremendo negocio que son las academias. No me gusta que tengas que demostrar tus conocimientos exclusivamente en 5 horas de un día concreto tremendamente influenciable por factores externos. No me gusta que conceptos memorísticos y sin interés práctico marquen diferencias (como puede ser los TNM), que el expediente te pueda hacer subir o bajar tantos puestos o que el azar juegue un papel importante. 

Pero nada de esto es el MIR, no te equivoques y nunca dejes que te hagan dudar. La medicina exige muchos conocimientos que no se adquieren por ósmosis. Exige humildad, sacrificio, esfuerzo y afán de superación. 

El MIR es madrugar el primer sábado de Julio (sin dejar pasar ni siquiera un mes después de licenciarte) para ir a recibir 8 horas de clase a una academia. Es un decir no constantemente a la vida social que va a seguir girando a tu alrededor. Es reciclarte y rellenar huecos, recibir un mal resultado de un simulacro y ser capaz de seguir adelante. Es la humildad de ver que siempre hay gente con mejores resultados que tú y la fortaleza de seguir esforzándote para ser un poco mejor. Son millones de horas de estudio, madrugones, ansiedades, agobios, tensiones...

Que no te confundan, esto no es un examen y ni siquiera una plaza. Es todo lo que has luchado por ella y quien te diga lo contrario no lo ha vivido. 

Queda poco más de un mes para un examen y recuerda, es solo eso, un examen. Has hecho un esfuerzo titánico y ya has superado el MIR. Te has impregnado de valores valiosísimos para tu práctica diaria (y para tu vida!!). Has estudiado millones de algoritmos, visto millones de imágenes, resuelto millones de casos.

Has llegado aquí a pesar de todas y cada una de las dificultades, eres la más absoluta élite, no decaigas ahora, esfuérzate al máximo, da lo que queda de ti, ya lo has conseguido. No te rindas.

Aúpa!! 

sábado, 19 de octubre de 2013

La motivación como catalizador del éxito

Y parece curioso que en un día como hoy lo escriba, pero sin duda, creo que es el gran secreto a voces que se necesita para hacer una buena preparación.

La motivación y la fortaleza mental cobra más importancia que la inteligencia o los conocimientos previos. Debes ser capaz de estudiar una media de 8-10h de lunes a viernes, hacer un simulacro de 5 horas y 235 preguntas el sábado y después recibir una clase teórica de 6-7 horas. A todo esto debes sumarle la posibilidad (la certeza diría yo) de oscilar en tus resultados académicos, simulacros en los que bajas más que subes y en los que sientes que tu esfuerzo no se está viendo recompensado. La asignatura que te has estudiado hace 2 semanas es la que peor te sale, se te olvidan cosas que tenías interiorizadas, fallas preguntas que creías dominar, otras ni te suenan (¿dónde viene esto en el manual?) y las que aciertas se las atribuyes más al azar que a tu conocimiento propio.


Tienes que saberlo llevar y tienes que volver a levantarte el lunes con ganas de comerte el mundo, de aprender, de olvidarte de percentiles, de la competitividad y de las plazas.

Es difícil y duro pero la motivación y las ganas de aprender es necesaria para sacar el máximo rendimiento al estudio. Relativizar es obligatorio. Caer en el desánimo, en la rutina y en la ansiedad es peligroso, pero muy frecuente.

El MIR es una carrera de fondo, una especie de "gran hermano médico" donde la presión es fuerte, donde las cosas se magnifican, donde parece que todo gira en torno a lo mismo, pero donde más conocimientos teóricos aprenderás en tu vida profesional. 


El MIR es una oportunidad, de aprender, de formarte, de superarte, de ser mejor, de darles una asistencia de máxima calidad en el futuro.

El MIR NO ES UNA PLAZA, es lo que te aportará el esfuerzo de haber luchado por ella. 


No decaigan, muchos abrazos. 


sábado, 18 de mayo de 2013

El derecho y la obligación de serlo

Todos tuvimos ganas de ponernos por primera vez la bata y sentirnos parte de todo esto. Tuvimos la tentación de colgarnos el fonendo al cuello y ponernos la tarjeta identificativa plastificada la primera vez que pisamos el hospital. Hemos decorado consultas, pasillos y quirófanos y nos hemos sentido vivos al ver nuestro primer parto, dar nuestra primera mano, recibir nuestro primer gracias. Todos hemos sonreído al sentirnos útiles (aunque fuera indicando donde estaba la salida del hospital) y hemos crecido, sin darnos cuenta, cruzando puertas del tiempo, viendo problemas, estudiándolos, comprendiéndolos, mezclando lo mejor y lo peor de la vida. Hemos dudado, lo hemos pasado mal, nos hemos visto desbordados, hemos pataleado, llorado y nos hemos visto incapaces de hacernos mayores... pero Todos nos hemos esforzado por ayudar a los verdaderos protagonistas de la historia a dejar de serlo. 

Hoy este post se lo quiero dedicar (y no a todos) a mis compañeros, a los que ya saben que van a ser de mayor, a los que a partir de la semana que viene desarrollaran una de las profesiones más bonitas que existen. Os habéis ganado hacerlo y tenéis el derecho y la obligación de ser vuestra mejor versión, de hacer honor al juramento que tatareamos juntos, de sentiros y hacer sentir vida. 

No puedo dejar de nombraros a algunos a los que os tengo especial cariño: Maria, Espe, Juan, Bea, Óscar, Pepo, Natalia, Sergio, Encarni, Amalia, Jessi, Chema, Maye, Cecy, Jaime, Merxe, Laura, Rafa, Jorge, Ana... y muchos más! Os admiro y os respeto. Sois grandes médicos y seréis enormes médicos.

Sin duda esto es extensible a compañeros bloggeros a los que no he tenido (aún) el gusto de conocer en persona y a todos los que este año lucharemos por nuestros objetivos.

Brindo por vosotros, toda la suerte. Un abrazo.

Pablo.

"La medicina es la más humana de todas las ciencias y la más científica de todas las humanidades"

(foto cedida por Elena Hurtado, grandísima fotógrafa, excepcional persona, médico, guapa)



lunes, 13 de mayo de 2013

Comienza la temporada

El año pasado hubo de todo: Compañeros que descendieron y no superaron la nota de corte, otros que como yo logramos la permanencia pero no quisimos jugar ninguna competición y por último, los que consiguieron puestos para la Champions y la UEFA. 

Es duro ver como en la asignación de plaza se saltan tu número, con la crisis económica que existe puede parecer temerario dejar pasar la posibilidad de un trabajo fijo remunerado durante 4-5 años y ponerse a estudiar otra vez, con 0 ingresos y muchos gastos. Nadie sabe que puede pasar este año ¿la crisis va a peor? ¿menos plazas MIR? ¿algún cambio de última hora en el examen? ¿despiden a tus padres del trabajo? Es un riesgo. 


Hoy comienza mi temporada y el objetivo está bien claro, conseguir plaza para la champions del año que viene. Me esperan muchas semanas de entrenamiento, muchos partidos los sábados, muchas horas de inseguridades hasta la gran final. Ahora jugaré la pretemporada, hasta finales de Junio no comienza la temporada real, durante este tiempo daré una vuelta a las asignaturas más importantes y haré los primeros simulacros correspondientes a la fase de contacto. Espero no lesionarme. 

Hay un poco de desazón en empezar de nuevo, pero también ilusión, ganas de aprender y hacer las cosas bien. El MIR también se puede tomar como una oportunidad 

Mucho ánimo a todos los compañeros que comenzaran la semana que viene su Champions particular y a los próximos que se incorporarán a buscar una plaza. 

Primera semana... Cardiología. 

Lo más importante... Disfrutar jugando. 



sábado, 4 de mayo de 2013

La polémica de los DNIs

Aaaaaaaaaaaiiiiiihhhh mi querida UCA, ¿cuándo dejaré de tener que ver contigo? "Matarme contigo si te mueres y morirme contigo si te matas" creo que no... Os cuento:

Como todos sabéis en Medicina existe una costumbre bastante extendida entre los que yo denomino "seres malditos". ¿Qué es un "ser maldito"? Aquella persona que ANTES de mirar la nota de su examen corre a mirar las de sus compañeros (cuantos más mejor) condicionando así la respuesta emocional que va a tener al mirar la suya propia. La media de mis compañeros es un 8 y yo tengo un 7... angustia, desazón, rabia... Varios compañeros han suspendido y tengo un 5... oh si nena... Soy la nota más alta de los que he mirado!!! Suena "We are the champions" mientras descubro al espejo que encima estoy bueno/a. Luego toca (según la ocasión) llamar a cada uno de ellos para preguntarles inocentemente su nota y contarles humildemente la suya. 


Bien, todas estas cosas en la carrera te las tienes que comer si o si. Pocos profesores cuelgan las notas por DNI (y además ahora veremos una trampa), o la notifican personalmente a través de la plataforma virtual (como debería ser). La mayoría son listados que pueden verse desde internet, tablón de anuncios... etc. De hecho en una de nuestras UCAsignaturas (ginecología) el propio profesor reparte los exámenes al delegado para que este nos lo reparta en clase (ya veras tú porque cojones tiene que tener el delegado y sus secuaces acceso a todo lo que he puesto en el examen y a mi nota)

Termina la carrera, llega el MIR, parece que las cosas fuera de la UCA funcionan mejor. Todo es más privado, tus datos con tu expediente y la convocatoria te la mandan directamente a tu correo personal y para acceder a tus resultados debes utilizar tu DNI con letra. Esto no le gusta a los "seres malditos", no van a poder enterarse de nada, pero no hay problema, cuentan con un fuerte aliado.

¿Qué pasa en la UCA? TACHAN!! Si pones un nombre en google y le añades UCA aparece tu DNI al completo, ejemplo: Universitólogo médico UCA en google y listo. ¿Pero esto qué es? ¿Quién ha averiguado esto? ¿Desde cuando? (esas, más preguntas y resignación expresé cuando me lo contaron). Esto lleva ya tiempo, ya en promociones mucho más antiguas que la mía los propios servicios buscaban resultados con el DNI de su nuevo residente (donde te salía número MIR, expediente, talla de ropa interior...) Hay gente que antes del MIR tenía apuntados DNIs de COMPAÑEROS para curiosearles la nota!!! 


¿Os parece normal esto? El DNI es un documento de identidad que se utiliza para muchas más cosas que para una oposición (véase por ejemplo para el banco). ¿Cómo puede visualizarse de una forma tan sencilla?

Finalmente terminé escribiendo a la Universidad exigiendo su retirada amparándome en la ley de protección de datos. Tras varios correos recibí una respuesta, no para mi, si no una plantilla que habían utilizado para responder a un estudiante que se quejo hace 5 años de esto. OJO que no habían cambiado ni el nombre al que se dirigían !!! 


...Termine escribiendo al rector y parece que la mayoría se han retirado... ¿o no?...

A fin de cuentas no me importa decir mi nota MIR, mi número de expediente o que talla calzo (no me avergüenzo de ninguno de los ejemplos), pero si me importa avivar la envidia y el egocentrismo médico. Nuestra intimidad es eso, simplemente nuestra.


jueves, 18 de abril de 2013

La puerta del tiempo

Nosotros (médicos o estudiantes de medicina) empezamos la inmensa mayoría a estudiar nuestra carrera con TAN SOLO 18 AÑOS. ¿Por qué digo tan solo? ¿no es ya la mayoría de edad? ¿no empiezan a esa edad todas las carreras? Pues si pero... ¿qué tienes en la cabeza con 18 años? Pues cosas de niños. Yo prácticamente no había tenido ningún problema serio en mi vida, venimos de hacer un buen bachillerato y una buena selectividad y tenemos ganas de comernos el mundo. Muchos no hemos visitado un hospital nunca, quizás algún pariente sea médico (en mi caso no), pero yo a lo máximo que había llegado es a ir a un centro de atención primaria a que me diagnosticaran y trataran un asma leve. ¿El resto? Todo ideas sesgadas de programas de televisión, series, películas...

Recuerdo mi primera práctica de hospital, ya me había comprado bata y fonendo, los cuales, por supuesto, me había probado premeditadamente en mi casa para que me vieran mis padres. Además de esto, no había dudado en comprarme un martillo para los reflejos (que no usé nunca), unos suecos (que nunca me gustaron), un libro de exploración clínica (Noguer) y un cuaderno pequeño para apuntar cosas. No cabía dentro de mi, aunque parecía más interesado por lo externo que por lo interno. 

Teníamos asignadas unas taquillas por la universidad que nos costó bastante encontrar. Una vez dentro pase en unos minutos de sentirme "niño deja ya de jugar con la pelota" a "perdone doctor podría ayudarme". La bata parecía una capa y yo quería que me viera todo el mundo con ella volando por el hospital. 

Subíamos a UCI, allí nos encontraríamos con el médico al que seguiríamos en la práctica. Me sentía radiante, vaya suerte (pensaba yo), el primer día y ya subimos a UCI a ver cosas "interesantes". A punto de abrirse el ascensor, recuento mental (fonendo en mano, martillo, boli, cuaderno...) Listo! 

Atravesé la puerta del tiempo, fuera una mujer lloraba (tenía la edad de mi madre) porque su marido estaba en UCI con un traumatismo craneoencefálico grave y no sabían si iba a poder salir de esta. Había mucha desesperación en las caras de la gente que esperaba, que al vernos con bata y uniformados, se dirigieron a nosotros para preguntarnos por sus respectivos familiares. "No se.. no sabemos nada señora" balbucee como pude, "seguro que pronto sale el médico a informarles". Una vez dentro unas auxiliares limpiaban a un paciente con parálisis cerebral. Un shock séptico, un síndrome coronario, un edema agudo de pulmón reagudizado...

¿Qué era esto? La vida REAL, las fotografías de los libros de medicina, los protagonistas de los textos, personas con problemas graves y de verdad. Inevitablemente se te rompe la burbuja, tus problemas te parecen una absoluta gilipollez en comparación a lo que estás viendo en esta sala. La bata no es una capa, es una seña de identificación, de que eres un profesional sanitario y de que estás allí para darlo TODO por las personas que ven peligrar su salud. No hay prestigio, no hay poses.

Es duro hacerse mayor al cruzar una puerta, pero es hermoso sentir que estudias para que ellos pueden cruzarla hacia el otro lado.